MIGUEL ZALAZAR: “Lifschitz debería pedirle ayuda a Perotti; hoy no está legitimada la conducción política de la policía”

Interés General 29 de septiembre de 2019 Por
La política de seguridad debe ser una política de Estado, y como actual política de estado, se funda en dos cuestiones, en la legitimidad para dar órdenes y en la autoridad moral para pedir que estas se cumplan. En esta situación de crisis, si bien es cierto que el gobierno tiene la legitimidad del mandato, la derrota electoral hace que pierda eficacia esa legitimidad.
70576318_2349463932037493_3033020271377252352_n

A setenta y dos días de la asunción del próximo gobierno en la provincia, los santafesinos solo piden que el Gobernador Miguel LIFSCHITZ, tome conciencia de los altísimos niveles de inseguridad que se dan cada día; y que muestre un gesto de buena voluntad; pueden discutirse números de un presupuesto, así se traten de millones de pesos, pero todo ese dinero no vale una sola vida que se pierda a causa del delito que no se puede controlar por las deficiencias políticas. El equipo de Omar PEROTTI debería empezar a tallar ene esta cuestión.

Por Miguel ZALAZAR

El actual Gobernador a partir del 10 de diciembre, no pasará nada más a ser un ex; sino que ocupará una banca en la Legislatura, es el otro poder estatal; y con posibilidades de alzarse con la presidencia de la Cámara de Diputados, según sus deseos, por lo tanto, hay mayor responsabilidad en la continuidad jurídica de nuestra provincia; y hoy el tema central es la inseguridad.

Por qué digo que la legitimidad moral del gobierno esta trastocada respecto de los mandos policiales; porque hay un ministro más preocupado y ocupado en ver como apuró los ascensos para dejar a algunos amigos en situaciones de mando, algunos de los cuales están siendo investigados en la justicia; que en resolver y motivar a la policía.

De ahí que este debilitada la cadena de mandos entre el poder político y la estructura policial; esta cuestión se ve; y no es una discusión teórica, sino más bien practica; pues en la realidad cotidiana, no se ve el manejo de la situación, que la policía este motivada o que las ordenes políticas sean concretas, porque los resultados siguen siendo negativos; la inseguridad le sigue ganando a la política del gobierno, y efectivamente este continúa con sus viejos métodos que han fracasado, que son los parches, que son reacciones espasmódicas y hasta marquetineras.

En medio de la escalada de homicidios que no para, el ministro anuncia una mega policía, en medio de dos marchas y de reclamos de justicia el Gobernador por primera vez, visita la Unidad Regional Uno, pero no hay ninguna acción concreta del gobierno que lleve hacia adelante a ordenar y motivar a la policía.

No se avizora ningún contacto con los fiscales, no hay una interrelación entre la seguridad y la justicia; más aún, diría que siguen los cortocircuitos, producto de ello han sido las manifestaciones públicas y recíprocas que se han propinado tanto el Ministro de la Corte GUTIERREZ como el Ministro PULLARO; y por otro lado el gobierno en ningún caso asumió la reconstrucción del tejido social por estos días.

Lifschitz debe pedirle ayuda a Perotti

El futuro del gobierno santafesino que ha de asumir en diciembre ya está resuelto, por eso, la madurez política debe imperar en estos casos e crisis; y si la máxima por estos días es, hay que hacer un nuevo país entre todos, aventando los enfrentamientos innecesarios; porque ambos gobernadores, el que está en ejercicio y el electo se sientan a hablar de esto; la dilación pone en peligro vidas.

Este gobierno, en la transición, debe charlar con los que asumirán, porque necesita hoy, más apoyo que nunca, incluso me atrevería a decir, que alguna persona del futuro gobierno debería tomar nota de la realidad de la cartera de Seguridad para que Omar PEROTTI tenga más solidez a la hora de tomar decisiones en la materia.

Te puede interesar