ANUARIO 2017. Octubre: El 4 de octubre sorpresivamente renuncia el Subjefe de Policía Luis Perez

Interés General 30 de diciembre de 2017 Por
El comisario general de 48 años, con 30 años y medio de servicio cumplido de manera ininterrumpida, adujo motivos estrictamente personales. Circularon varios rumores sobre su alejamiento.
25990772_1689334687791452_849266397_n

El miércoles 4 de octubre, alrededor de las 10.15 de la mañana, presentó su renuncia al cargo el subjefe de la Policía de Santa Fe, el comisario general José Jorge Alberto PEREZ.

Lo hizo ante el jefe de Policía comisario general José Luis AMAYA, aduciendo estrictos motivos personales y acogiéndose a los beneficios del retiro con 30 años y medio de servicio cumplidos ininterrumpidamente en la fuerza de seguridad provincial.

Desde lo formal, la salida de PEREZ, no tiene mayores comentarios; pero a nadie escapa que es raro que alguien renuncie repentinamente, e incluso que no haya un reemplazante inmediato para el cargo, a punto tal que hasta la fecha, viene haciendo las veces de subjefe, el titular de la Plana Mayor Policial, Director General Carlos PROSS.

Luis PEREZ, desarrollo una gran carrera en lugares operativos, particularmente del sur de la provincia, en el último tramo de su carrera, fue designado como Jefe del Nodo 4 en Rosario, y cuando éstos fueron disueltos, se le asignó la jefatura de la Unidad Regional V con asiento en Rafaela; para de ahí llegar a la subjefatura de la policía provincial.

Los pasillos que a veces hablan, dejaron entrever una pésima relación entre el oficial superior con el propio Ministro, algo casi común en esta gestión; y donde PEREZ hizo primar el buen cause institucional, sobre todo al mando de José Luis AMAYA y prefirió ser él quien diera un paso al costado, para no confrontar innecesariamente.

No son pocos lo que entienden que la salida de PEREZ, en paz y en silencio, no esté ajena a lo que vendría a los pocos días con la caída abrupta del comisario Adrian RODRIGUEZ. Una interna? Vendeta? Deudas impagas? Celos profesionales? Malos compañeros? Camarillas?; muchas son las posibilidades que podríamos suponer, en medio de una renuncia inesperada. 

Te puede interesar