La Casa Gris advierte que si los narcos eligen su prisión "a Colombia hay un paso"

Interés General 22 de noviembre Por
“Es de una gravedad enorme, con sólo desnudarse se impusieron”; “respeto la independencia del Poder Judicial pero está afectando al Poder Ejecutivo”, dijo.
Silberstein

El ministro de Justicia y Derechos Humanos de Santa Fe, Ricardo Silberstein, lamentó la decisión que tomaron los jueces que permitieron que los imputados regresen a la cárcel de Piñero en vez de pernoctar en el edificio de Justicia Penal, contra lo que había dispuesto el Poder Ejecutivo por seguridad.

“Es de una gravedad enorme, con sólo desnudarse se impusieron”, expresó en declaraciones a Radio 2 de la ciudad de Rosario.

El funcionario de la Casa Gris se refirió al inicio del juicio a la banda narcocriminal Los Monos, en la que los imputados se desnudaron para manifestar su oposición para a quedar en ese edificio.

Silberstein dijo que si los acusados deciden sobre dónde estar alojados “hay un paso a un crimen organizado que construye su propia cárcel como en Colombia”.

“Siento una enorme preocupación: el Ejecutivo estableció un mecanismo de seguridad planificando los lugares (en el flamante edificio de Mitre y Rueda) que son mucho mejores que las celdas de Piñero y sin embargo, sólo por haberse desnudado logran imponer el lugar de detención y así poner en riesgo la seguridad por lo que significa el traslado de personas que se las están juzgando por amenazar jueces, matar y amenazar testigos”, remarcó.

“Es de una gravedad enorme, se debe entender que esto pone en riesgo el mecanismo de seguridad previsto. Si el Estado no tiene poder coactivo y detenidos e imputados eligen su lugar de detención de ahí a que el crimen organizado construya su propia cárcel, como en Colombia, estamos a un paso”, sostuvo en referencia al narcotraficante Pablo Gaviria Escobar, quien mandó a edificar el penal donde estuvo preso.

Más adelante reprochó al Tribunal: “Si ustedes se enteran cuándo se inicia el juicio por los propios abogados de los imputados...Pensaba en que dirían mis maestros de Derecho”, ironizó.

Detalles

Por el Centro de Justicia Penal (CJP), un edificio nuevo que se utiliza hoy en forma exclusiva para este juicio, deben pasar unos 280 testigos en medio de un despliegue de seguridad planificado desde hace varios meses entre la Justicia y el gobierno santafesino.

El operativo incluye a más de 100 efectivos dentro del edificio y otro centenar en las inmediaciones.

Por seguridad, se dispuso que los líderes de la banda duerman de lunes a viernes en el CJP, en los calabozos que están en el subsuelo del edificio, para evitar los traslados a la cárcel de Piñero, que está situada a unos 25 kilómetros de Rosario.

Sin embargo, el tribunal integrado por los jueces Ismael Manfrín, María Isabel Mas Varela y Marisol Usandizaga, aceptó que los reos vuelvan a esa cárcel.

Te puede interesar